Estado de MéxicoUltimas Noticias

Salud de tomoayenses y sus tierras de cultivo están en peligro por la basura y plaga de lirio acuático

90 hectáreas de la Presa José Antonio Alzate, en Temoaya, están plagadas de lirio acuático, que provoca moscos y olor fétido

Por: Jéssica Izquierdo

Debido a la plaga de lirio acuático en al menos 90 hectáreas de la Presa
José Antonio Alzate, en Temoaya, están en peligro las tierras de cultivo de
cuatro comunidades del municipio, además de la salud de los pobladores
que están expuestos al fétido olor y a una plaga de moscos en el lugar,
debido a la acumulación de basura.
Ante la situación, los pobladores afectados exigieron a la Comisión
Nacional del Agua (Conagua) el saneamiento de la presa, pues les
compete hacerlo y los comuneros se ven imposibilitados para realizarlo,
aunque reiteraron que debido a la situación ya es urgente emprender
acciones.
Uno de los comuneros indicó que si bien el total de presa son poco más de
mil 500 hectáreas, estas se duplican debido a que el olor y los moscos
llegan a más comunidades que las cercanas, es decir “la contaminación y
los moscos, se transmiten a tres mil hectáreas”.
En este sentido, tras la denuncia de los afectados, el Ayuntamiento de
Temoaya reiteró que la presa no es de competencia municipal; no
obstante, aseguró que pese a ello ha gestionado con la Secretaría de
Desarrollo Agropecuario (Sedagro) acciones inmediatas para poder mitigar

los problemas que se han suscitado y desde la tarde del martes las
autoridades comenzaron los trabajos de fumigación en la zona, además de
mantener pláticas con los afectados y autoridades involucradas.
Al respecto, el director de obras agrícolas de la Sedagro, Baldemar León
Ortiz, explicó a los comuneros que trabajan con el Ayuntamiento en un
plan inmediato, aunque el retiro del lirio acuático es competencia de
instancias federales.
“La jurisdicción de la presa no es del Ayuntamiento, ni de la Sedagro, es
de la Conagua, pues todas las acciones que nosotros queramos
emprender, ya sea para limpieza o para saneamiento, se debe hacer del
conocimiento a la Comisión Nacional del Agua. No podemos abrir las
compuertas así como así; sin embargo, sí podemos coadyuvar para buscar
una solución de manera conjunta”, indicó.
Este no es el único problema en la presa, pues la descarga de aguas
residuales a los sistemas acuáticos, generadas por industrias, comercios,
servicios y áreas urbanas, ha generado que el primer cuerpo receptor del
río Lerma presente condiciones peligrosas para la salud, limitando el uso
de esta agua.
Es preciso indicar que, la Presa José Antonio Alzate fue construida en el
periodo de 1960 a 1962 y se encuentra en el tramo comprendido entre la
carretera Toluca-Naucalpan, en los municipios de Ixtlahuaca, Almoloya de
Juárez, Toluca y Temoaya.

Mostrar más
Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: