Entretenimiento

UNA PELÍCULA Y UNA CANCIÓN

En 1986 el mundo era distinto, absolutamente distinto, las pasiones de los mexicanos se dibujaban diferentes a las de hoy, tal vez mas inocentes, tal vez menos informadas, en un entorno que había sido lastimado por el terrible terremoto de 1985 y la designación de México como sede del mundial 1986 de futbol, se sentía un ambiente muy especial en la capital del país, en ese contexto Carlos un chico de diecisiete años pasaba sus días admirando a Rita, la hermana de su mejor amigo Gera, y aderezaba esta contemplación con música que brotaba de casetes que ocupaban un lugar en nuestra vida como hoy una buena lista de spotify.

Rita no era una chica común, era militante, no solo observaba si no que cantaba y era parte de una banda del movimiento Gótico, ella es el vehículo que lleva a Gera y Carlos a un mundo oculto hasta ese momento para ellos, pues en las inmediaciones del club nocturno “El Azteca” se develaban los entusiasmos de aquellos que disfrutaban de la vida, la música y la sexualidad desde perspectivas desconocidas para este par de chiquillos.

La ambigüedad de todo, el uso y abuso de drogas, la gran bomba que significo la llegada del sida en medio de una libertad sexual extrema y el sonido de la llamada ola alternativa de la música que tenía que vivir en los subterráneos de la capital acabó por atrapar a los chicos y al mismo tiempo los transformó y los escupió al mundo convertidos en otros.

“Esto no es Berlín” es la obra del fantástico director mexicano Hari Sama, quien ya en trabajos anteriores nos había dado muestra de su visión del mundo, el como músico y habitante de ese tiempo espacio en la ahora CDMX retrata de una manera casi perfecta, pero al tiempo idealista las realidades que enfrentaban y disfrutaban los chicos del 86, dejemos claro algo, esta es una obra de carácter personal, un retrato quizá biográfico de Sama quien en aquellos años estaba por echar a andar otro de sus múltiples proyectos, la banda de rock “Eurídice” que justo ahora nos acompaña con una canción de dibuja perfectamente al artista y su obra.

Eurídice edito hace pocos años su disco “Entre el humo y las llamas” un material que grabaron mientras la banda estaba formada pro el propio Hari Sama, su compañero musical eterno Javier Areán en el bajo, Rodrigo de la Mora en la guitarra y el mitico Patricio Iglesias ex integrante de Santa Sabina en la batería, la canción que ponemos al frente en este caso es “Aullidos”, una pieza que claramente habla de tener miedo y después dejar de temer, romper los esquemas y saltar la cerca de lo que nos prohíbe mirar mas o mirar mejor, esta conformada por sintetizadores que nos recuerdan a Psychedelic Furs, a Bauhaus, a Siouxie and the Banshees y The Fall, tiene una fuerza determinante en la batería que no es gratuita y la voz de Areán proyecta con claridad las escenas de una canción perfecta.

Eurídice debió ser mas grande que los Caifanes, es mi opinión, tenían los elementos y las herramientas, pero el destino no los puso en el lugar correcto ni el tiempo adecuado, la banda se quedo en ese lugar donde habitan grupos que amamos y que guardamos celosamente para nosotros.

Hari construye grandes películas y grandes canciones, hacen falta mas películas como “Esto no es Berlín” y mas bandas como “Eurídice” dramáticas, divertidas, que llevan pegado el anti derrapante y el reflejante de muchos de nosotros, de todos tal vez.

Fernando Dávila

Mostrar más
Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: