Opinión

ANÁLISIS 

Tomás Flores Rosales 

• Escisión del Obradorismo en ciernes .

• Efectos que podrían llegar hasta Palacio de Gobierno estatal .

•          Delfina Gómez Álvarez y el encontronazo de Horacio e Higinio . 

La escisión del Obradorismo que se avecina podría llegar hasta tierras mexiquenses y trastocar al gobierno aún no constituido en su totalidad por Delfina Gómez Álvarez.

Publicaciones relacionadas

   Y es que están a la vista dos grandes pendientes políticos de la aún nueva mandataria :

   1.- El desapego de su talante político y personal de Andrés Manuel López Obrador , y

   2.- La conciliación con el senador Higinio Martínez Miranda .

    Este último , no odia , pero tampoco perdona , se lee en la superficialidad de su historial político en tierras mexiquenses.

   Y ya sin López Obrador y sin el Obradorismo en Palacio Nacional otro contexto le puede atrapar a la profesora convertida en Gobernadora .

   No son del todo favorables los bonos de habilidad política como él cree que los tiene en virtud de que Horacio Duarte Olivares también se debe al halo aportado por Andrés Manuel López Obrador .

   Se podría afirmar que no es un político sensible ni habilidoso el Secretario de Gobierno en funciones y , por tanto , Delfina Gómez Álvarez, podría quedar en el desamparo o bien en la disyuntiva – como ya se ha planteado aquí – de cambiar, relevar o anular a todo su séquito de colaboradores anidados en la oficina responsable de la política interna de su administración.

   De no ser así después del 2 de junio próximo la cuenta regresiva para Delfina Gómez Álvarez avanzará inclemente y el “tic, tac” del reloj le podría desvanecer su denso carisma que se ofrece siempre para quien ostenta el poder del Ejecutivo estatal cuyo tope estaría calendarizado para el último día de septiembre venidero .

    Y es que la escisión del Obradorismo está más anunciado que nunca  :

   A.- Después del triunfo presidencial próximo en las urnas los grupos de interés al interior de MORENA se desbordaron por la única razón siguiente :

      A.1.- hoy por hoy los morenistas no luchan por el triunfo presidencial sino por cuotas de poder , la presidencia casi la tienen segura al menos que algo extraordinario ocurra con la estrategia comicial de Estado que se observa aplicada desde Palacio Nacional .

   B.- Y a decir verdad Claudia Sheinbaum Pardo no ha enseñado capacidad ni sensibilidad para desplegar capacidades de negociación y con ello contener a las hordas que se le vendrán encima casi hasta atropellarla en busca de su parte de poder que les habrá de corresponder o no .

   De igual manera los compromisos que implican una elección de Estado conllevan a los sacrificios políticos mismos que no aceptará de plano los obradoristas excluidos  , pues les significa dejar sus espacios que a su decir les corresponden a favor de grupos priistas , léase Manuel Bartlett .

   Andrés Manuel López Obrador y MORENA se sostienen por separado aún cuando ambas marcas políticas sean del mismo dueño , por tanto , otros seis años fuera del círculo de poder que muchos Obradoristas reclaman no lo soportará hasta llegar al límite de una escisión anunciada .

   Percepción, quizá por incipiente oficio político, aún no saben leer en la oficina de Delfina Gómez Álvarez y , la verdad , ante ello, la maestra debe cambiar de operador político no sea que la poca visibilidad de este último la lleve al límite del precipicio en donde Higinio Martínez Miranda no le advertirá del mortal peligro y el empujón hacia el vacío no será necesariamente autoría del legislador de marras .

Mostrar más
Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: