Opinión

Las circunstancias … mandan

Equilibrios y elecciones

Por: Boghar González y González

-Voto diferenciado o parejo, racional o emocional

-Equilibrio o exceso de poder

-Sabiduría popular

Publicaciones relacionadas

Una de las narrativas que van a ser constantes en las elecciones del 2 de junio de este año, es si el voto va a ser parejo: por una sola opción de partido, con las ventajas y desventajas que esto conlleva (Morena ya lo está implementando a nivel nacional) o los candidatos van a apelar con los electores a diferenciar el voto, entre los procesos locales y federales.

Para la 4t es más conveniente apelar al voto parejo: aseguran el control del poder legislativo a nivel federal y en el caso del Edoméx también el poder legislativo local, si esto se cumple para las presidencias municipales, la marca va a llevar a las alcaldías a candidatos, en la mayoría de los casos, con poco reconocimiento personal, social y político, como lo marcan la mayoría de las encuestas a nivel municipal, el argumento que estos candidatos van a tratar de potenciar es que con esta estrategia a sus municipios llegarán más recursos por la afinidad estatal y federal, sin importar la falta de experiencia en la administración pública, de sus cuadros municipales.

Para los candidatos opositores a las opciones de la 4t (en varios municipios Morena, PT y partido Verde, competirán separados), el reto en esa narrativa es convencer al elector que la mayoría de recursos para municipios ya está presupuestado a nivel federal y estatal, más la disponibilidad de recursos propios y cómo puede beneficiar al votante un equilibrio de fuerzas, sin duda los candidatos de oposición tienen un reto mayúsculo en posicionar este argumento, que es más racional que emocional. 

Los electores tenemos la gran responsabilidad de decidir si se equilibran los poderes y niveles de gobierno o se entrega todo el poder a la 4t, no es una exageración argumentar que en estas elecciones está en juego el futuro del país al menos por los siguientes 12 años, por eso vamos a presenciar cosas no vistas en elecciones pasadas: estrategias muy agresivas en tierra y digitales, disponibilidad de recursos financieros de orígenes cuestionables, la participación de poderes fácticos formales e informales, la incursión de gobiernos y organizaciones extranjeras, instituciones electorales muy cuestionadas o incluso rebasadas, alta judicialización de los procesos electorales y máxima desconfianza en las encuestas y estudios demoscópicos.

Pasado este proceso electoral podemos caer en un bipartidismo de facto, al parecer la participación de Movimiento Ciudadano a nivel federal será testimonial, ojalá a nivel local sea una opción para políticos jóvenes, preparados e innovadores y ciudadanos que ofrezcan una alternativa sería para los electores y el equilibrio de poderes que impidan una polarización social mayor.

Como muchas cosas en la vida, los excesos son malos, muchos de nosotros aún recibimos los consejos: “ni todo el amor ni todo el dinero” “no todos los huevos en la misma canasta”, esta sabiduría ancestral ¿se podrá aplicar en las cuestiones políticas?, seguimos haciendo votos por no equivocarnos como sociedad y ejercer el derecho a elegir en plena libertad, buscando el bien común. Lo sabremos el 3 de junio, cada vez falta menos. 

boghar@hotmail.com

Mostrar más
Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: