EstadosUltimas Noticias

Menor murió por contusión profunda de cráneo: Fiscalía de NL

MONTERREY, NL., octubre 29 (EL UNIVERSAL).- La Fiscalía General de Justicia del Estado, informó que la pequeña Ana Roberta, de tres años de edad, murió por contusión profunda de cráneo, según resultado de la autopsia practicado al cadáver que fue localizado el miércoles en un lote baldío entre avenida Concepción Barragán y calle Ébanos, de la colonia Praderas la Enramada, en el municipio de San Nicolás de los Garza.

El hallazgo del cuerpo, envuelto en una cobija y embolsado, ocurrió horas después que su madre, Ana Karen “N”, reportó la desaparición de la niña, señalando a la policía ministerial que se la habían arrebatado de los brazos, cuando estaba en la vía pública.

Sin embargo, la Fiscalía investiga a la madre y al padrastro de la menor, con relación a un presunto homicidio, ya que durante las indagatorias la mujer entró en contradicciones sobre la forma en que ocurrieron los hechos del supuesto rapto o secuestro.

Y de acuerdo al alcalde de Apodaca, César Garza, incluso habría confesado el homicidio entre ella y su pareja, lo cual no ha sido confirmado oficialmente por las autoridades responsables de la investigación.

Además informaron fuentes de la Fiscalía de Justicia relacionadas con el caso, la niña presentaba evidencias del “síndrome de niño maltratado”, como desnutrición y lesiones distintas a las que la privaron de la vida, lo que sería coincidente con testimonios recabados entre los vecinos y familiares cercanos.

Como parte de la carpeta las diligencias cuyos resultados se integrarán a la investigación que se abrió por el presunto homicidio de la menor, agentes del Grupo de Homicidios realizaron un cateo durante la madrugada de este día, en el domicilio localizado en Vallarta 207, colonia Mujeres Ilustres en el municipio de Apodaca, donde Ana Roberta vivía con su madre, Ana Karen, de 26 y su padrastro, Homero Enrique de 51 años de edad.

Se buscaría encontrar indicios o pruebas de si la niña fue asesinada en su propia casa, y luego su cadáver fue abandonado en un lote baldío, en San Nicolás de los Garza, en los límites con Apodaca.

Mostrar más
Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: