Estado de MorelosPolíticaUltimas Noticias

Por ahora no me quito el chaleco antibalas: Abraham Salazar

CUERNAVACA, Mor., julio 15 (EL UNIVERSAL).- El chaleco antibalas lo acompaña desde el mediodía del lunes, cuando salió de su casa para rendir protesta como alcalde del municipio indígena de Xoxocotla, Morelos. Fue un obsequio de su hermano para protegerlo de cualquier atentado, en virtud de los ataques violentos que le quitaron la vida a un alcalde y a un secretario municipal, así como a sus amigos y antecesores en la presidencia municipal.

El riesgo de ser autoridad en ese municipio, creado por decreto en 2017, es de tal magnitud que al profesor Abraham Salazar Ángel, de 64 años, también lo acompañan dos escoltas de la Comisión Estatal de Seguridad armados con rifles de asalto.

El chaleco lo acompaña a todos lados. «Es por precaución y recomendación de los compañeros, porque en este proceso hubo varios decesos y no sabemos ni quiénes hayan sido [los autores materiales], por tal motivo debo vigilar mi seguridad, va en ese sentido», afirma a este diario. 

¿El chaleco lo va a traer de forma permanente?

— Yo creo que hasta cierto punto. Va a llegar el momento en que tenga que dejarlo, no sé cuándo, pero por ahora no. 

Digo, cuando vaya a lugares que yo presienta que son complicados lo debo llevar, en espacios seguros no lo debo traer, como en el Palacio de Gobierno, en un centro comercial bien vigilado, en esos lugares principalmente.

El profesor llegó a la presidencia municipal luego de la muerte de sus amigos de la infancia, los hermanos Juan y Benjamín López Palacios, uno fallecido por enfermedad y el otro asesinado a balazos. Tras la muerte de su hermano Juan, Benjamín López Palacios rindió protesta el pasado 1 de enero para el periodo 2022-2024, pero 11 días después fue acribillado.

Entonces, el regidor Raúl Leal fue ratificado en asamblea general como presidente sustituto, pero Abraham Salazar recurrió a tribunales.

El 6 de julio, en una decisión irrevocable, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación falló a favor de Abraham Salazar Ángel como presidente municipal sustituto de Xoxocotla. El lunes pasado rindió protesta al cargo y los tatas de Xoxocotla le entregaron el bastón de mando.

¿Porque aceptó la alcaldía?

— Nuestra lucha ha sido por casi 50 años, porque vivimos en un atraso enorme. 

Tenemos un municipio marginado con 28 mil habitantes, no tenemos un colector general, no tenemos un palacio, un parque como tal; no tenemos espacios recreativos, nos hacen falta muchísimas cosas. Tenemos un sistema de agua potable que nos rebasó y que urge echar a andar.

Salazar dice que ningún contendiente o integrante de la comunidad esperaba que detonara la violencia por la búsqueda del poder y en sus 50 años de lucha nunca aspiró a un puesto político, todo fue circunstancial, por invitación de la familia López. 

Recuerda que cuando Benjamín decidió suplir a su hermano condicionó a su grupo político la suma de Salazar como suplente de fórmula.

¿En algún momento de la contienda vio venir el fantasma de la violencia?

— Nadie miraba ese fantasma, todos estábamos en un solo proyecto, en trabajar como equipo y transformar, era nuestra mejor intención para nuestro municipio. Nunca nos imaginamos que hubiera decesos.

¿Qué sintió cuando detonó?

— Cuando sucedió la muerte de Benjamín, muchos llegaron a la casa y me dijeron que yo era el idóneo, y les dije que no, que lo tenía que pensar mucho porque después de varios decesos no era tan fácil. Tenía que platicar con mi familia y con grandes discusiones asumí esa responsabilidad, pero jamás me imaginé todo lo que vendría después y lo complejo que ha sido hasta el final.

¿Ve usted, como dice el fiscal Uriel Carmona, la mano del crimen organizado?

— No creo, porque hasta ahorita, honestamente, a mí nadie me ha hablado, nadie se me ha acercado; yo lo desecho totalmente, sino, ya se me hubieran acercado, algún mensaje, alguna llamada y nada. Yo debo ser honesto conmigo mismo toda la vida, nadie se me ha acercado, nadie me ha hablado, ningún mensaje, ni ninguna insinuación. Yo no creo que haya el crimen organizado.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto:
/