Entretenimiento

Una situación contada de distintas formas

Tres versiones de la vida aborda con humor una historia con sutiles variaciones

Con el paso del tiempo, la actriz Daniela Luján ha aprendido a dar su opinión de una manera más objetiva y menos miedosa, sin el temor de incomodar a alguien.

Este cambio de actitud la hace preguntarse qué hubiera pasado si esto lo hubiera hecho años atrás, y si con otras decisiones estaría en otro lugar.

“Considero que estamos muy melancólicos con las posibilidades porque creemos que hay un destino mejor que el que tenemos, es algo que pienso todo el tiempo”, dice la actriz.

Es precisamente esta reflexión lo que llevó a la actriz a formar parte de la obra Tres versiones de la vida, comedia en donde sus protagonistas enfrentan una situación en la cual suceden sutiles variaciones que los llevan a un resultado diferente.

La directora, Rina Rajlevsky, explica que Yasmina Reza, autora de esta obra, sabe retratar la conducta humana de una manera muy divertida, honesta y franca, pero sobre todo, que sabe mostrar cómo son capaces los seres humanos de hacer complejo algo que no lo es.

“Es un texto muy vigente que habla sobre lo que nos duele todos los días: desde la relación de pareja hasta lo que entendemos como éxito, también habla sobre el ego y cómo nos puede dominar cuando no se tiene domado. A fin de cuentas habla de las relaciones humanas”, comenta Rajlevsky sobrela puesta en escena que ahora se presenta en el Teatro Virginia Fábregas.

Sin buscarlo, la directora ha realizado diversos montajes con esta temática, como Un dios salvaje, Chico conoce a chica y Nadando con tiburones, por mencionar algunos.

“Me parece fascinante lo complejos que somos como personas y lo que más disfruto en el proceso de un montaje es descubrir los detonadores, descubrir en mis actores lo que ellos pueden usar para construir al personaje. Si esta obra tuviera otro elenco se contaría de manera distinta, porque todos somos únicos”.

Para Daniela, esta obra tiene un significado muy especial, porque en esta ocasión está compartiendo escena con su novio Mario Alberto Monroy.

“Trabajar juntos está súper, lo malo es que no podemos dejar el trabajo, nos lo traemos siempre a la casa; pero ha sido un proceso muy divertido, intenso y frustrante, hemos pasado por todas las emociones”, confiesa la actriz de 34 años.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto:
/