Animales

Buscan prohibir venta y uso de collares de castigo para perros

CIUDAD DE MÉXICO, junio 22 (EL UNIVERSAL).- El diputado local del PRI, Jhonatan Colmenares, presentó una iniciativa para prohibir la venta y uso de cualquier tipo de collar de castigo para los perros, como los eléctricos de púas, ahogo o cualquier otro tipo de instrumento.
Propuso adicionar una fracción XXVI al artículo 25 de la Ley de Protección a los Animales de la Ciudad de México, para que quede prohibido, por cualquier motivo, la comercialización y utilización de cualquier tipo de estos instrumentos de castigo para los llamados mejores amigos del hombre.
Colmenares Rentería planteó que, como bien sabemos, los animales son seres sintientes; es decir, experimentan dolor, ansiedad, sufrimiento y depresión cuando están en situaciones donde los limitan en cuanto espacio y alimento, lo que puede generar graves consecuencias a los animales, incluso, provocarles la muerte.
«En este sentido la Constitución local, al ser innovadora, ha contemplado a los animales como seres sintientes y esto conlleva a que deben recibir un trato digno. Pero no siempre los animales corren con la misma suerte, tanto los domésticos como los callejeros, pues suelen ser víctimas de la falta de conciencia de las personas que no los tratan de una manera adecuada», señaló el legislador.


Explicó que existen diferentes tipos de collares de castigo: eléctricos, púas, lazos o collares de ahogo, los cuales están prohibidos en varios países.
Sin embargo, en México existen versiones de que son inofensivos y que no provocan algún mal a los animales, «lo cual no puede asegurarse, ya que existen estudios que los perros a lo largo de los años, con el uso de estos collares, sufren problemas de salud física y psicológica», insistió el diputado local.
Por ejemplo, explicó, los collares eléctricos, tienen un dispositivo que le provoca descargas al perro, el cual recibe la corriente en la médula espinal, lo que le provoca un calambre instantáneo en todo el cuerpo, además de quemaduras en el cuello y aumento de las hormonas, que causan el estrés y arraigo de numerosas malas asociaciones en el perro.
De igual forma, existen los collares de pinchos o púas, que son metálicos y se clavan en el cuello del perro cuando éste tira de la correa.
También están los collares o lazos de ahogo, conformado por una correa y una argolla al final, el cual es colocado directamente sobre el cuello del animal y aprieta cuanto más tira.
El diputado lamentó que en la Ciudad de México la venta de este tipo de instrumentos sea indiscriminada, pues ocurre por internet, «y los podemos encontrar como collares ‘apaciguadores de perros’. Está claro que la comercialización de estos productos dañinos para los perros no están prohibidos, lo cual debe ser regulado y, por supuesto, prohibido».

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto:
/