OpiniónUltimas Noticias

Letras de Juan Gabriel

Por: Juan Gabriel González Cruz
• Vulgar operación política rodea la aspiración de Higinio Martínez.
• El senador desafía al presidente López Obrador y a Morena.
• Alfredo del Mazo aplaude a AMLO; Eric Sevilla lo cuestiona.
• PAN con el riesgo de cargar un pesado costal priista en 2023.

En el discurso, el senador Higinio Martínez Miranda afirma que no tiene una ambición vulgar por la gubernatura del Estado de México; que se equivocan quienes piensan que está obsesionado con la primera magistratura de la entidad y sostiene que Morena no le debe la candidatura, que con el partido está a mano.

Pero en los hechos el aspirante morenista desafía a quien reconoce como su jefe político, el presidente Andrés Manuel López Obrador; va en contrasentido de la ruta marcada por la dirigencia nacional; anticipa su desacuerdo con la forma de designar al candidato o candidata para el 2023; y quiere imponer sus propias reglas para mantenerse en la jugada. ¿Entonces quiénes son los vulgares políticos? ¿Sus seguidores y operadores que al más puro estilo priista han hecho un despilfarro de recursos mediante constantes movilizaciones y concentraciones masivas para apuntalar una candidatura que va en declive?, ¿de dónde sale el dinero para el acarreo, contratación de autobuses, pinta de bardas, impresión de vinilonas y maquilación de playeras, gorras y banderas con la insignia de “Viene Higinio”’?

Lo primero que le prohibieron y lo primero que hizo. Mientras Higinio Martínez pateaba la puerta del Palacio de Gobierno estatal, en Toluca, este sábado 18 de junio, atizando el fuego contra el régimen priista mexiquense, a la misma hora el presidente López Obrador sostenía una gira de trabajo por municipios del norte del estado con el gobernador, Alfredo del Mazo Maza, donde el mandatario nacional mandó este mensaje:

“Teneos que buscar la unidad, mientras estemos en el gobierno –aunque pertenezcamos a partidos distintos– tenemos que trabajar juntos. Por eso estoy trabajando de manera coordinada con Alfredo del Mazo, gobernador del Estado de México… ya cuando vengan las campañas cada quien agarre a su partido”.

Otro ejemplo de que Higinio emplea la estrategia de “La Chimoltrufia” se dio el mismo sábado cuando en el templete de su evento frente a Palacio de Gobierno, el senador subió al ring de la sucesión a la alcaldesa de Tecámac, Mariela Gutiérrez, a quien le pidió apuntarse en el proceso interno; pero dos horas antes, en conferencia de prensa, Martínez Miranda insistió en que la candidatura debe ser un asunto de consenso, antes que de encuestas y que sólo toca resolverlo a los texcocanos (Delfina Gómez, Horacio Duarte y él).

En resumen. El senador no acata las instrucciones, se desentiende de las señales superiores y pone en riesgo la unidad a la que le apuestan la dirigencia nacional del partido y el propio presidente López Obrador. ¡Como morenista Higinio puede resultar un excelente priista!

Canción, dicho o refrán Discordancia también es chiste…

¿A quién le creemos?, ¿al gobernador priista, Alfredo del Mazo Maza, que reconoce y aplaude a la administración federal del presidente, Andrés Manuel López Obrador, por –entre otras cosas– haber hecho en el Estado de México la obra del siglo con el nuevo Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) o al dirigente estatal del PRI, Eric Sevilla Montes de Oca, quien adjudica a la Cuarta Transformación “la ruina” en que tiene al país?… ¿Hay quienes no entienden que ya inició la contienda electoral por la gubernatura mexiquense o quiénes no captan que desde ahora ya está empinado al partido tricolor?

A pesar los costales y cargar el más ligero…

El discurso de la Cuarta Transformación para atacar a los priistas está más que pulido: “No hay PRI que dure 100 años ni mexiquense que los aguante”. Aunque en algunos escenarios han resultado igual o peor, lo cierto es que la corrupción, el endeudamiento, la inseguridad, la impunidad y otras trapacerías ya son el “sello patentado” del tricolor. Por eso el Partido Acción Nacional tiene que pensar seriamente y más de una vez si quiere empujar o reavivar la alianza con el PRI, pues de hacerlo y aun con un eventual candidato albiazul tendrá que cargar las culpas que durante casi un siglo ha juntado el Revolucionario Institucional y con ello ampliar el riesgo de perder. Tampoco Acción Nacional está exento de los excesos y embelecos, pero sería mejor que rumbo a la contienda por la gubernatura del Edomex fueran solos, con sus propias estructuras, sus propias limitaciones, su propio costal de pecados y, ¿por qué no?, también azuzando ese discurso de enterrar al PRI.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto:
/