Ultimas Noticias

Todas las hamburguesas, un solo hombre: Burgerman

Conoce a Burgerman, el responsable de la difícil tarea de catar hamburguesas

La agenda gastronómica marca el 28 de mayo como el Día Internacional de la Hamburguesa, uno de los platillos más queridos y venerados alrededor del mundo. Para celebrar este manjar, en Menú, entrevistamos a Marcello Lara, mejor conocido en el mundo culinario como Burgerman, o Mick Marcy, cuando de música se trata. 

Como lo requería la ocasión, nos dimos cita en un restaurante donde la especialidad son las hamburguesas. Soul La Roma, del chef Roberto De La Parra, es el lugar feliz de aquellos que, como Burgerman, profesan amor sincero a las burgers. 

250522_hamburguesa_001.jpg
Foto: El Universal / Edgar Silva Fuentes S. 

La estrella llega justo a tiempo para comenzar la plática: una versión especial de la hamburguesa smokey, ideada por el chef De La Parra. Esta integra entre un bollo de pan brioche, carne high choice con tocino molido cocinada a las brasas, barbecue casero, queso tipo Provolone traído desde Querétaro y tocino crujiente, “para subirle unos decibeles al tono ahumado” comenta el creador. 

  • Celebra el Día de la Hamburguesa con Burgerman el viernes 27 de mayo, de las 12:00 a las 22:00 horas en su cuenta de Instagram @burgermanmx con un live lleno de invitados.


¿Cómo nació Burgerman?

Nació porque, hasta hace unos años, era muy melindroso, como niño chiquito. En las giras del grupo, yo era el rey de la hamburguesa, del club sándwich, de la milanesa, de lo fácil. El Chá es entusiasta de los tacos, tiene su blog y lo abrió como una bitácora para acordarnos de todos los lugares a los que íbamos. Un día me dijo, “deberías hacer lo mismo pero de hamburguesas” y al siguiente show, ya me había abierto un blog, él le puso el nombre: “Burgerman”. 

Esto fue hace 12 años. Hace cinco empecé a hacerlo formalmente, así que tomé clases de cocina, para aprender técnica y lenguaje, para poder expresarme mejor. No soy chef pero tengo 50 años, llevo comiendo hamburguesas 46 o 47, más sabe el diablo por viejo, que por diablo. 

Soy el tipo más afortunado, yo pensaba que tenía el mejor trabajo del mundo. Toco en una banda de rock exitosa, viajo y demás, pero luego vino Burgerman y me di cuenta que esto es el mejor trabajo del mundo, me pagan por comer lo que más me gusta en la vida. Podría comer hamburguesas siete días a la semana, desayuno, comida y cena, y sería feliz.

250522_hamburguesa_004.jpg
Foto: El Universal / Edgar Silva Fuentes S. 

¿Es fácil juzgar comida?

No, y con el internet es cada vez más difícil, falta rigor. Hace cinco años me di cuenta de que necesitaba ese rigor. Siempre he escrito, pero necesitaba saber de cocina para hacerlo mejor. Está padre tener el blog como bitácora de viaje pero, yo me eché a los hombros la “difícil” tarea de probarlas todas, para que el público no tenga que probarlas todas y creo que si se hace bien, puede ser algo útil. 

Entonces… ¿eres estricto? 

Sí, me he vuelto muy necio. Tengo cosas muy claras que siempre estoy buscando. Para mí, la hamburguesa debe ser un vehículo para promocionar la carne, la carne debe ser el centro de todo lo que sucede en una hamburguesa. Me he vuelto muy estricto en mis modos y en mis métodos y en cómo me acerco a un platillo nuevo que pruebo, pero es porque soy medio obsesivo, clavado. 

¿Eres clavado en general o solo con la comida?

En general soy clavadísimo. Moderatto va intrínseco con el desarrollo de Burgerman porque es básicamente lo mismo. Moderatto lo hicimos por nuestro amor a la música y a las rolas y esto lo hago por mi amor a las hamburguesas y a la comida. 

250522_hamburguesa_010.jpg
Foto: El Universal / Edgar Silva Fuentes S. 
 

¿Tienes un recuerdo favorito con las hamburguesas?

Sí, cada vez más. Por ejemplo, me casé en un McDonald’s. Íbamos a dar hamburguesas en nuestra boda, eso devino en por qué no nos casamos mejor en McDonald’s y cuando me dijo “sí, ese ha sido mi sueño” pensé “esta es, esta es la señora de Burgerman”, no había que dudarlo más. 

Tengo grandes recuerdos de la infancia, mi recuerdo más antiguo de hamburguesas es una que se llamaba “el Chamacón con queso” de Burger Boy o de Tom Boy, no me acuerdo bien cuál de las dos era. En ese entonces había dos o tres cadenas en la ciudad, y esas eran las que uno tenía que comer o la que hacía su mamá, que era más bien una albóndiga aplastada, con cebollita, huevito y perejil. 

¿Cuál es la hamburguesa ideal?

Mi hamburguesa ideal es carne, pan y queso. Una carne muy sencilla, que sea una buena mezcla de carne, hecha con cariño y amor, un buen pan que la aguante (porque el pan es solo el vehículo para que la puedas llevar a tu boca), y un quesito que ayude a cortar la grasa con su acidez. 

250522_hamburguesa_008.jpg
Foto: El Universal / Edgar Silva Fuentes S. 


En guarniciones, ¿crees que hay alguna pareja perfecta?

Por supuesto, las papas son como el Robin de Batman, no debes de pensar en una sin la otra. Una buena hamburguesa, con unas buenas papas y una buena porción de ketchup al lado, es perfecta. 

¿Cuál es tu maridaje ideal? 

Coca cola o root beer. No le hago el feo a una buena cerveza ácida, una Pale Ale o una IPA, esas funcionan perfecto para  mí y de vez en cuando, cuando las arterias lo permiten, me echo una malteada de chocolate. 

¿La hamburguesa es un platillo de restaurante o de calle?

La hamburguesa ha conquistado todos los mercados posibles, se ha vuelto un alimento democrático, generalizado y para mi beneplácito, omnipresente. 

250522_hamburguesa_014.jpg
Foto: El Universal / Edgar Silva Fuentes S. 

¿Qué género de música sería una hamburguesa?

La hamburguesa siempre va a ser rock and roll, y si te vas a algo más específico, rockabilly surf rock o garage rock, a eso suena una hamburguesa.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto:
/