CulturaEstadosUltimas Noticias

Nuevo trazo del Tren Maya pasa por caverna «Avispa enfadada»

Descubierta entre la selva desde el 9 de noviembre de 2016, por un conjunto de exploradores, la «Angry Wasp» o «vispa enfadada» es el nombre de una gigantesca caverna subterránea localizada en la localidad de Xpu Ha, cuya entrada está justo por donde corre el nuevo trazo del Tramo 5 del megaproyecto Tren Maya, que va de Cancún a Tulum.

Para llegar a ella hay que recorrer un promedio de 28 kilómetros desde Playa del Carmen, municipio de Solidaridad, hasta llegar al oeste de Río Secreto y adentrarse a la selva.

La caverna, sumando los brazos que la conforman, abarca un promedio de tres mil 278 metros de longitud y se encuentra a unos seis metros de profundidad, conectando con el acuífero subterráneo, explica Roberto Rojo, del Círculo Espeleológico del Mayab.

La entrada de esta singular cueva se encontraba semioculta por la vegetación de la zona, pero quedó al descubierto con los avances de la devastación de la selva, iniciada a finales de febrero pasado con motivo de la apertura de una «brecha» como parte de los trabajos preparatorios para la construcción del Tren, brecha que se prolonga a lo largo de varios kilómetros y posee entre 50 y 60 metros de ancho.

El espesor del techo de la entrada de la caverna «Avispa enfadada» es de apenas dos metros y es, como otras cuevas, el sitio de dónde bebe el 45 por ciento de la fauna silvestre de la zona, ante la ausencia de ríos superficiales, detalla el también biólogo y espeleólogo, al señalar que el sitio es además refugio de murciélagos.

«Es muy importante entender que estas cavernas subterráneas son, en sí mismas, sistemas frágiles y saludables, muy hermosos, que están conectados con la selva, los ríos subterráneos y especies únicas, como la Dama Blanca, una de las dos especies de peces ciegos que existen en la Península de Yucatán, por ejemplo», expresó.

Advierten devastación y accidentes 

En entrevista, Guillermo D.Christy, miembro de Cenotes Urbanos con sede en Playa del Carmen, advirtió que la zona por la que se pretende construir el Tramo 5 de la obra ?y donde ya se han talado alrededor de ocho millones de árboles?, se encuentran cuevas y cenotes, entre los que destacan Yorogana 3 y la cueva de la «Avispa Enojada».

D’ Christy indicó que la existencia de esta caverna confirma lo advertido por científicos, académicos y organizaciones civiles, en torno a la inviabilidad de sacar adelante este tramo del megaproyecto Tren Maya, debido a la presencia de numerosas cuevas de este tipo, inundadas o semi inundadas, mapeadas e inexploradas aún, por donde corre la red de ríos subterráneos más grande del mundo.

«Es necesario que la gente y el propio gobierno comprendan que no estamos en contra del proyecto. No se trata de estar en contra de un Tren. Lo que decimos es que este no es el lugar correcto para construirlo, porque es un sitio muy sensible», expuso.

El activista, también resaltó que en la cueva de la «Avispa Enojada» hay al menos 50 especies, algunas de ellas en peligro de extinción.La dama blanca, un pez ciego endémico de las aguas de la Península de Yucatán es una de ellas, sin embargo, destacó el daño a ecosistemas completos en los que habitan murciélagos, insectos y aves como el pájaro toh. 

D’ Christy alertó del mismo modo por posibles daños en la obra ocasionados por la naturaleza del suelo o incluso algún accidente en la zona, esto, explicó, por las características del suelo en donde atravesaría el Tren Maya.

«Pensar en construir por arriba de una de esas cuevas se antoja muy complicado porque el suelo cárstico está en constante movimiento y constantemente se está permeando el agua y poco a poco se está diluyendo la roca (…) entonces eventualmente estos suelos se están volviendo muy suaves». 

Ejemplo de lo anterior, expuso, es que en Playa del Carmen se presentaron dos socavones en años recientes sobre caminos construidos sobre cenotes, mismos que se han sometido ha reconstrucciones, «pero no lo logran concretar» porque el movimiento y las vibraciones no lo permiten. 

Aclaró que esto no quiere decir que sea seguro que vayan a ocurrir accidentes debajo de la obra, pero señaló que tanto él y la ONG a la que pertenece piden a las autoridades que hagan los estudios pertinentes y se obtenga una Manifestación de Impacto Ambiental para determinar los alcances de la obra.

Campañas para echar atrás las obras 
Selvame del Tren publicó un video en su cuenta de Twitter de una de las zonas de construcción del Tramo 5 del Tren Maya, en el que se observa a trabajadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) preparándose para entrar a una cueva subterránea a rescatar vestigios arqueológicos encontrados en el sitio.

El video es relatado por una mujer quien platica que en la zona se encontraron vestigios de asentamientos humanos y se le escucha decir que «adentro hay varios adoratorios y material arqueológico que están tratando de rescatar antes de que se cubra (la cueva) porque dentro de poco se va a rellenar sin importar lo que va a caer en el manto acuático» que corre por todo el interior de la península.

Además, quien documenta el hecho explica que los trabajadores del INAH están documentando los hallazgos «a sabiendas que este lugar va a desaparecer por un tren que no necesitamos realmente y no sé qué finalidad tenga porque turístico no es»; explica que los turistas viajan al lugar a ver ese tipo de hallazgos.

Destacó que no sabe qué va a transportar por la zona un tren que viajará a 180 kilómetros por hora, pues se corre el riesgo de que las obras y subsecuentemente el tren que pase por la zona se derrumben.

Greenpeace dice que obras no pueden seguir

Greenpeace México confirmó que varias ONG coincidieron el lunes 28 de marzo en el municipio de Solidaridad, en Playa del Carmen, donde se manifestaron contra las construcciones del Tren Maya y activistas de la ONG se amarraron a la maquinaria para frenar los trabajos de construcción. 

Por su parte, la ONG Greenpeace México también compartió en sus redes un video de la zona de construcción del Tramo 5 del Tren Maya y resaltó el suelo por donde se prevé que pase el tren es muy frágil y «el terreno está lleno de cuevas inundadas y semi-inundadas».

La ONG aseguró que había personal del INAH en el sitio, pero no les dieron declaraciones ni les permitieron acercarse a la cueva subterránea que se localiza cerca de El Ejido, detrás del parque acuático «Rio secreto» a seis kilómetros de la carretera Cancún- Tulum

En sus redes sociales, Greenpeace México exhorta a firmar para detener las obras del tren y señalan: «¡No podemos permitir que sigan las obras como están planteadas!».

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto:
/