OpiniónUltimas Noticias

Letras de Juan Gabriel

Por: Juan Gabriel González Cruz
• Paquete Fiscal y recorte poblacional, problema de alcances políticos en Edomex.
• PRI busca acuerdo con Morena; si no lo logra habrá mayoriteo en la Legislatura.
• Verde, Nueva Alianza y Movimiento Ciudadano frotan sus votos en el Congreso.
• La pregunta del millón… pero del millón de habitantes que desaparecieron.
• Repercusión electoral, el INE debe recortar distritos y diputados federales.
• Con cheques sin fondo despidieron a empleados de San Mateo Atenco.

Ahora sí, el Estado de México y su gobierno están en serios problemas financieros y políticos con preocupantes alcances electorales.

Un Paquete Fiscal que no será aprobado sino hasta finales del primer mes de 2022; la posibilidad de que los diputados no avalen la solicitud de endeudamiento por nueve mil 500 millones de pesos y la reciente, que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) desechó la controversia constitucional que el Poder Ejecutivo interpuso contra el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) por el recorte poblacional a la entidad mexiquense, que impactará negativamente en los ingresos al presupuesto estatal.

INEGI y recorte poblacional

Por otra parte, está el litigio perdido contra el INEGI, que en el último Censo Poblacional del 2020 le quitó de un plumazo al Estado de México 1.1 millones de habitantes, lo cual traducido a términos económicos implica que a la entidad le recortarán cerca de cuatro mil 500 millones de pesos cada año a partir de este 2022, según la proyección del gobierno estatal. El golpe a las finanzas mexiquenses será en las participaciones y aportaciones federales de los ramos 28 y 33, respectivamente. Para entenderlo mejor, estos rubros se refieren a las transferencias del gobierno federal al Estado de México por concepto de extracción y venta de petróleo, recaudación de impuestos, venta de automóviles, entre otros; así como asignaciones para programas de salud, educación, combate a la pobreza y seguridad.

Sin embargo, para los estudiosos de las finanzas el gobierno del Estado de México usa la estrategia de “subestimar ingresos” para que en el transcurso del año le lleguen más de los proyectados, es decir, pide menos sabiendo que le va a tocar más recursos con la finalidad de asignarlos libremente, de manera especial en programas sociales o emergentes, lo cual es interpretado por Morena como un uso clientelar y electoral, aunque la fórmula no la entienden del todo bien los izquierdistas.

El caso es que el Estado de México tiene ahora y de manera oficial menos habitantes; de los 18 millones que proyectaba el gobierno el INEGI sólo registra 16.9 millones; las preguntas son: ¿dónde están esos 1.1 millones de habitantes?, ¿existieron, fallecieron, se fueron a otra entidad o eran parte de una estadística presupuestal inflada?

El caso es que las repercusiones del ajustado conteo poblacional van más allá de los cuatro mil 500 millones de pesos que dejará de recibir el gobierno, si el INEGI se mantiene en esta tesitura el golpe también será de carácter político en las siguientes elecciones, al menos las federales, pues implica que de los 41 distritos que el Edomex tienen actualmente (para igual número de diputados de mayoría) el INE los reduciría a 39 o 38 distritos, es decir, menos diputados mexiquenses en el Congreso de la Unión.

Por eso se han de estar tronando los dedos tanto los tres poderes del estado, los organismos autónomos, los 125 municipios y por supuesto, los partidos políticos que con sus legisladores locales tienen la papa caliente en sus manos.

Canción, dicho o refrán

Corridos y timados…

Si bien algunos gobiernos municipales tienen serios problemas financieros en el inicio de la nueva gestión, principalmente los que dejaron de ser de Morena, también llaman la atención algunos ayuntamientos priistas, ejemplo, San Mateo Atenco. En las últimas horas el gobierno de la alcaldesa Ana Muñiz Neyra llevó a cabo la recisión laboral de casi 150 trabajadores; para asegurar que todo fuera conforme a la ley las dimisiones estuvieron atestiguadas con representantes del Órgano Superior de Fiscalización (OSFEM) y de la Secretaría del Trabajo. Informan a este espacio que forzados por la necesidad y porque saben que en la reciente gestión ya no entran, la mayoría de los empleados despedidos firmaron su renuncia con una quincena como gratificación en lugar de “liquidación o finiquito”. El problema para varios es que al ir a cobrar al banco sus cheques fueron rebotados y en algunos casos les dijeron que la cuenta emisora no tenía fondos, es decir, les pintaron la cara. Para muchos fue asombroso el intenso inicio de la gestión de Ana Muñiz, con una decena de nuevos carros de recolección de basura, una campaña de bacheo y otras actividades que merecieron el reconocimiento de propios y extraños. No es para menos si tomamos en cuenta que el ex alcalde priista César Serrano le dejó en caja del ayuntamiento –a la también priista– Ana Muñiz una bolsa de 21.8 millones de pesos (de los cuales 20 millones no estuvieron etiquetados) y en el organismo de agua otros 6.5 millones libres; luego entonces no sorprende tan rimbombante inicio de gobierno, pero sí es de lamentar la sacudida de empleados y –peor aún– que a más de uno le hayan dado “cheques patito”.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
error: ¡¡El contenido está protegido !!
A %d blogueros les gusta esto: