OpiniónUltimas Noticias

Politiquerías

Por: Redacción

En esta columna no emitimos opinión alguna, solo reproducimos las notas de los chismes y de la grilla nacional.

Estimados lectores, aquí les traemos lo más fresco de los chismes y las grillas del día.

• Arturo Zaldívar, bajo sospecha.

• Ebrard acusado de “imprudene” según AMLO.

• Gabinete Covid.

• El INE y la renta de autos.

Trascendió en diferentes medios la escena que vivió ayer el presidente de la Suprema Corte, Arturo Zaldívar, cuando en plena conferencia en la que participaba irrumpieron los hijos de Alejandra Morán, quien se encuentra presa por venganza del fiscal Alejandro Gertz y comenzaron a gritarle “¡justicia!” y a exigir que explicara por qué frenó y congeló la discusión del amparo interpuesto por su madre y con el que los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación podrían ordenar la liberación de su madre, fue algo más que incómodo. Sobre todo el momento en el que la hija de Alejandra se hincó frente a él y le preguntó “¿Y tú que hubieras hecho si fuera tu madre?” Pero más allá de eso, el penoso momento vivido por el titular del Poder Judicial de este país habla de dos cosas: la primera que la actuación del ministro presidente en este amparo fue, por decir lo menos, sospechosa, y la segunda, que para las alianzas políticas el ministro Zaldívar no parece ser el más hábil. Primero se alió con Julio Scherer, que lo terminó metiendo en el peor desgaste político y jurídico de su carrera al involucrarlo en el “regalazo”, y ahora se alía con el fiscal Gertz Manero que está teniendo la peor actuación que haya tenido nunca un fiscal General de la República. Y que conste que él es el primero y hasta ahora único fiscal, porque todos sus antecesores procuradores, desde los más corruptos hasta los más ingenuos, empiezan a parecerse mucho a él.

Se dice que otro al que le aguaron el pasado lunes la fiesta y feo, fue al canciller Marcelo Ebrard. Meses preparando su 33 reunión anual de embajadores y cónsules del país, con un escenario inmejorable para un discurso que abone a su imagen de presidenciable y lo confirme como “la otra opción” de Morena, y justo el día que todo está listo y dispuesto para el encuentro con el honorable cuerpo diplomático del país y del Servicio Exterior Mexicano, llega el presidente y tunde en público al canciller. Y es que en público el presidente le dio un raspón a su secretario de Relaciones Exteriores al desconocer el anuncio que una noche antes había hecho la cancillería sobre la decisión de México de no mandar ningún representante oficial a la toma de posesión de Daniel Ortega en Nicaragua, para decir que sí mandarían, dar la orden en público y acusar al canciller Ebrard de “imprudente” al pensar que podíamos no enviar a un representante que asistiera a la cuestionada quinta presidencia de Ortega, además de darse el lujo de anunciar el nombre del nuevo embajador en Nicaragua, Guillermo Zamora, en ausencia del mismo canciller. Así, en menos de dos minutos, el presidente regañó, rebajó y humilló a quien ha sido uno de los más efectivos y leales de sus secretarios. Tal vez aún le siguen cobrando a Marcelo Ebrard aquel mensaje de solidaridad y reconocimiento a Ricardo Monreal, en el momento en el que los radicales de Morena le lanzaron toda la ofensiva y la artillería judicial y política al líder morenista del Senado. Ya se lo cobraron los radicales, ahora lo hizo el presidente que mandó a muy segundo plano una reunión tan importante para la diplomacia nacional, y de paso le aguó la fiesta a su canciller.

Por segunda ocasión, el presidente López Obrador se contagió de Covid- 19. No se tiene certeza sobre si la variante corresponde a la muy virulenta ómicron, pero se da en medio del incremento generalizado de contagios (la llamada cuarta ola) y cuando en el mundo los gobiernos comienzan a tomar medidas restrictivas. También ocurre en el momento que el presidente, su gabinete y simpatizantes –como la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum– desestiman el nuevo repunte de los contagios y las variantes, y se resisten a endurecer las políticas sanitarias. El resultado de esta cadena de irresponsabilidades es que el gabinete presidencial ha comenzado a infectarse de coronavirus. El viernes pasado, la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, anunció que dio positivo a una prueba Covid-19. Ayer fue la titular de Semarnat, María Luisa Albores, quien dio a conocer el contagio, al igual que el presidente, quien este lunes, a pesar de tener síntomas, se reunió con otra buena parte de su gabinete. Antes de la conferencia matutina, tuvo un encuentro, como todos los días, con su gabinete de Seguridad, con los titulares de la Secretaría de la Defensa, Luis Cresencio Sandoval; el secretario de Marina, Rafael Ojeda y la secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez. También asisten Luis Rodríguez Bucio, titular de la Guardia Nacional; el secretario de Gobernación, Adán Augusto López, y la jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum. También se reunió con el titular de la Secretaría del Bienestar, Javier May. En la conferencia matutina el presidente compartió micrófono y escenario con el titular de la Profeco, Ricardo Sheffield, y posteriormente sostuvo reuniones con el secretario de Agricultura, Víctor Manuel Villalobos, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, y el titular de la Secretaría de la Función Pública, Roberto Salcedo.

Ahora que el equipo del presidente López Obrador indaga el presupuesto y gastos del Instituto Nacional Electoral (INE), se encontrará con algunas ‘joyas’. Una de ellas es que el organismo a cargo de Lorenzo Córdova contrató a la empresa Jet Van Car Rental hasta por 256.5 millones de pesos para arrendarle 376 camionetas de 2019 a 2022. No obstante, las irregularidades registradas por la empresa de Cuauhtémoc Velázquez y Teresa López la llevaron a ser inhabilitada desde inicios de 2021 al 26 de enero de este año. Así, aunque la determinación de la Secretaría de la Función Pública llegó después de que resultara ganadora del proceso LP- INE-004/2019, no es la primera vez que la proveedora es señalada por su servicio deficiente. Por ejemplo, durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, Jet Van Car también fue elegida como arrendadora del instituto a cambio de 912.9 millones de pesos; posteriormente, el Órgano Interno de Control expuso que si la flota se hubiese comprado, se habría ahorrado hasta 53%. La penalización por esta maniobra fue de 5.7 millones de pesos. Apenas en 2018 se ventiló que esta firma ha compartido representante legal con Forza Arrendadora Automotriz, la cual obtuvo un oneroso contrato para rentar más de cinco mil vehículos a Pemex de 2021 a 2024.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
error: ¡¡El contenido está protegido !!
A %d blogueros les gusta esto: