CienciaSaludUltimas Noticias

Científicos defienden el uso de cubrebocas aún con vacuna

El uso de mascarillas ha sido una de las medidas de protección personal más efectivas para sofocar la trasmisión del Covid-19, salvaguardando la salud de la población, en los momentos más críticos de la pandemia. Sin embargo, frente a la disminución de casos y la vacunación a nivel mundial, múltiples autoridades sanitarias internacionales han optado por eliminarlas dentro de las medidas de prevención. Los científicos difieren sobre esta decisión.

“Usar máscaras probablemente debería ser una de las últimas cosas que dejamos de hacer”, declaró Anne Hoen, epidemióloga del Dartmouth College en New Hampshire.

Los últimos meses han supuesto un respiro para gran parte de la población mundial, pues si bien aún hay algunas regiones que padecen los efectos más graves de la pandemia, como es el caso de la India, otros países registran el menor número de contagios, desde que comenzó la pandemia, a finales de diciembre del 2019.

Uno de ellos es México. En la actualidad, nuestro país contabiliza que 19 millones 327 mil 543 personas han sido vacunadas, al menos con la primera dosis, equivalente al 22% de la población mayor de 18 años, según reportó la Secretaría de Salud ayer, 26 de mayo.

Ante la desaceleración de casos, a los científicos les preocupa que más países se sumen a la decisión de abandonar el uso de cubrebocas, como ocurrió en Estados Unidos (EU). Desde febrero, el país norteamericano ha cuantificado una reducción, sin precedentes, en el uso de cubrebocas.

El pasado 13 de mayo, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) anunciaron que las personas completamente inmunizadas ya no necesitaban utilizar mascarillas.

Hasta el momento, la evidencia científica ha sugerido que las personas con sistemas inmunológicos comprometidos, aún estando vacunadas, corren el riesgo de padecer la enfermedad gravemente. Por ello, los expertos han asegurado que la emergencia sanitaria todavía debe ser tomada con cautela.

En este respecto, “Nature” consultó a una serie de epidemiólogos, que coincidieron en la idea que esta decisión fue tomada de manera precipitada. La epidemióloga Anne Hoen expresó que tanto las medidas estatales como federales probablemente fueron tomadas demasiado pronto.

Para Monica Gandhi, de la Universidad de California en San Francisco, los mensajes mixtos, difundidos por las autoridades sanitarias, sólo incitan a la confusión de la población. Mientras que los encargados de tomar decisiones se desdicen y demeritan las posturas contrarias a las propias, la sociedad civil lucha por decidir la manera de enfrentar la pandemia.

“Ese ha sido el problema de toda la pandemia (las decisiones de cómo sofocar al SARS-CoV-2) las hemos ido inventando sobre la marcha”, aseguró la especialista en enfermedades infecciosas.

Ciudadanos toman sus propias decisiones ante desconfianza.
Por su parte, los locatarios de negocios de comida, donde la afluencia de personas es frecuente, han optado por tomar sus propias decisiones. Este es el caso de Erin Perkins, de la Cooperativa de Alimentos Wolfeboro, con instalaciones al norte de EU.

“Hasta que nos sintamos mejor sobre el estado de las cosas, hasta que los números tengan un poco más de sentido para nosotros, hemos decidido esperar”, declaró.

Sin embargo, la gerente de la cooperativa reconoció que, al menos una vez al día, recibe un cliente que le pregunta por qué la tienda todavía requiere cubrebocas. “La gente sigue preguntando ‘¿por qué, por qué, por qué, por qué?’. Sigo diciéndoles que esta es nuestra política en este momento -prosiguió- Cambiará cuando sintamos que está bien hacerlo”.

Naciones y expertos defienden mantener el uso de cubrebocas 
No sólo los científicos están en desacuerdo con las políticas de debilitamiento, frente al Covid-19, sino que hay otros países que discrepan con lo establecido por la CDC. Alemania y España, principalmente, han reforzado los requisitos relacionados con el uso de cubrebocas, desde finales de abril. Esto con objeto de revertir el aumento de casos identificados en ambas regiones.

Para los expertos, el problema no radica en el uso de mascarillas, pues estas continuarán siendo una de las barreras más efectivas frente al SARS-CoV-2, y con probabilidad, representen un papel fundamental ante futuros brotes y nuevas pandemias, sino en encontrar la estrategia correcta para alentar a la población a que no deje de usarlas.

Gandhi consideró que una respuesta de salud pública estratégica donde las autoridades alienten a la población, destensando las restricciones a actividades recreativas, sin abandonar los cubrebocas, daría esperanzas a la sociedad. Para la experta, defender los cubrebocas y hacerlas obligatorias, desde un inicio, fue un movimiento de sentido común.

Para dimensionar la importancia de las mascarillas, el grupo de estudiosos resaltó la situación que se vive en la India. “Los estrictos mandatos de mascarillas allí habían controlado la primera ola de infecciones del país pero a medida que los números de Covid-19 fueron controlados, menos personas los usaron y la enfermedad ganó rápidamente la delantera”, aseguraron.

En este contexto, los científicos exhortaron a la población vacunada a continuar con el uso de cubrebocas, pues de esta manera alentarán a todos aquellos que están más susceptibles a contraer la enfermedad. Para los investigadores, los comportamientos colectivos deben ser modificados por la gran mayoría, así el resto adoptará los cambios aplicados.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
error: ¡¡El contenido está protegido !!
Abrir chat
A %d blogueros les gusta esto: