Opinión

Propuesta a la reforma energética

Yo tengo otra visión que difiere de los comentarios de varias personas y
organizaciones en México y el Edomex:
Aclaro primero que su servidor se considera apolítico y que no tengo
preferencia alguna por alguno de nuestros 10 partidos políticos que nos
representan. Simplemente porque ninguno tiene una propuesta de qué tipo
de país quiere construir. Y me refiero a lo que comentan actualmente
representantes de varias cúpulas empresariales, personas y grupos
políticos, en el sentido de la supuesta gran fuga de capitales que se vive
en nuestro Edomex es por la política que trata de imponer el nuevo
gobierno federal. Y de quejarse por imponer una nueva reforma
energética, en este caso la de la energía eléctrica, porque, según ellos,
están impidiendo que las grandes inversiones que ya hicieron o están por
hacer empresas extranjeras para generar energía eléctrica renovable,
principalmente, se les modifiquen o cancelen sus “contratos leoninos”. En
el entendido que lo que yo comprendo y entiendo desde que Adolfo Lopez
Mateos nacionalizó la industria eléctrica, en la cual el 29 de diciembre de
1960 se adicionó al Art. 27 constitucional que “corresponde
exclusivamente a la nación generar, conducir, transformar, distribuir y
abastecer de energía eléctrica que tenga por objeto la prestación del
servicio público”. Y lo único que está tratando de hacer esta nueva
administración federal es que el estado debe ser el único que administre
este tema y ya no seguir dependiendo de particulares, tal y como lo
estamos viviendo en estos tiempos. Y para que se me entienda mejor, les
puedo comentar mis vivencias en este tema. Desde hace ya años,
empresas generadoras de energías limpias solares y eólicas,
principalmente de capitales extranjeros, españoles, canadienses, ingleses,
japoneses y hasta chinos, se han interesado en “invertir en este tipo de

generación” ubicando, rentando y comprando desde 100 a 500 hectáreas
de terrenos, principalmente ejidales o comunales, en varias partes de
nuestra entidad o en el territorio nacional, que estén baratos, no pagando
arriba de los tres dólares por metro cuadrado, cuando es compra, y un
dólar por metro cuadrado cuando es renta a por lo menos 20 años, que
estén bien ubicados, con buenos accesos, muy cercanos a las torres de
alta tensión y a subestaciones de la CFE. Esto con la finalidad de utilizar
su infraestructura para canalizar, conducir y transportar su energía
eléctrica generada sin pagar absolutamente nada por ello a la CFE. Ya que
así fue aprobada en la “reforma energética del 2013”, abriendo este sector
a la inversión privada, estableciendo grandes privilegios a las empresas de
capitales extranjeros en perjuicio y haciendo a un lado a la CFE. Y por
último no se está en contra de su producción por capitales extranjeros, lo
que se está viendo es legalizar los absurdos contratos que les autorizaron
para ganar mucho dinero y recuperar sus inversiones a corto plazo. Sin
importar lo que se menciona en el recinto de la Cámara de “Senadores:
“La patria es primero”.

Jesús Espinoza García

Botón volver arriba
Abrir chat
A %d blogueros les gusta esto: