Ultimas Noticias

Algunos síntomas (3era parte)

Esta semana hablaré de los últimos cuatro, de los doce, síntomas del autoritarismo propios de los populismos de izquierda de la región, mismos que narro en el último capítulo de mi libro “Mi querido México del Presente”. Hace ocho semanas hablé de: La agenda socialista, El adanismo esencialista, La falta de contacto con la realidad y La Cooptación de los distintos poderes y los organismos autónomos. Hace seis semanas hablé de: La cooptación de la sociedad civil o el clientelismo, La tergiversación de la historia, La propaganda y La naturaleza divisionista de estos gobiernos. Esta semana hablaré de:

9. La inoperancia económica: “… y lo vemos con los planes económicos tras la pandemia, donde López se aferra a sus proyectos, pensando que son la panacea, cuando todos los especialistas le dicen que no funcionarán. Toma decisiones económicas que se pelean con inversión, lo que, desgraciadamente, nos está llevando a un abismo”.

Y así vivimos un 2019 en recesión y viviremos un 2020 en franca depresión. The Economist, a finales de agosto, aseguró que México, según sus proyecciones, regresará a los niveles económicos que tenía a inicios de este año a mediados de 2025, frente a países como Corea, EEUU y Francia, que lo harán en la segunda mitad de 2021, segunda mitad y finales de 2022, respectivamente.

10. La corrupción generalizada: “… y eso pasa cuando, como ya lo hemos visto, se eliminan los contrapesos a los que ya está agrediendo, pues no hay quién les revise las manos”.

Y así vemos a una cuñada del presidente López acusada de desfalcó en Macuspana, Tabasco, los video-escándalos de su hermano Pío, quien recibió millones de pesos en bolsas de papel, y los contratos de su prima Felipa, mismos que Pemex tuvo que cancelar ante la presión social. Por otra parte, la lista de escándalos de corrupción entre sus colaboradores no es menor, personajes como Bartlett, Irma Eréndira y Ackerman, Zoé Robledo, Ana Guevara, entre otros, ya simbolizan la corrupción del nuevo régimen.

“Lo cierto, hablando de corrupción, es que ésta no ha bajado, de menos eso señala el Corruption perceptions Index 2019210, de Transparencia Internacional, que concluyó, tras un año de gobierno de la 4T, que México sólo mejoró un punto en el ranking, del lugar veintiocho pasó al veintinueve de cien países medidos y que México es el país peor evaluado de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), seis puntos más bajo que hace cinco años, e incluso abajo que Bolivia. Estamos catorce puntos abajo del promedio de la región y del G-20 solamente estamos por encima de Rusia. México sigue igual en términos de corrupción, la lucha contra ella es solamente una simulación, es mera narrativa y puede crecer, de seguir permitiendo haya un poder casi absoluto”.

11. Las Promesas Incumplidas: “Veremos más adelante cómo todas y cada una de las promesas puntuales y muchas de fondo no serán cumplidas, por eso hoy no tenemos un NAIM pagado con inversión privada, tenemos IEPS, niveles más altos de inseguridad y decrecimiento económico. Y la retórica, la narrativa, acompaña a este síntoma, prueba de ello es que, al no haber crecimiento, Andrés López dice que lo importante es el bienestar. En esa pincelada de retórica está justificándose, después de haber dicho que crecer menos del dos por ciento es un “total fracaso”, ya que hoy las cifras son decrecimiento y no le dan”… y ante esto, las justificaciones, los plazos que cambian día a día y las nuevas “reglas morales”, solamente dan paso a nuevas promesas, que quizás tampoco se cumplirán.

12. La descomposición interna de su régimen: Lo que hemos visto con renuncias escandalosas de diversos secretarios, el último Romo, y con el sucio proceso de selección de dirigencia del Partido Morena.

Y así, con estos doce síntomas, vemos al régimen avanzando a pasos agigantados, aunque con una oposición que ya se unificó y que, a diferencia de otros países, lo hizo a tiempo y al parecer tiene el ánimo social de su lado… 2021 es, sin duda, el año de las grandes definiciones.

David Agustín Belgodere

Mostrar más
Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: