OpiniónUltimas Noticias

“EDUCACION 4.0: LOS RETOS PARA LA NUEVA EMPLEABILIDAD”

Por: Esteban Faustino Carrera García

(Presidente del Clúster Espacial México, Líder del Futuro por las Comunidades de FORBES, Lideres Mexicanos y Cumbre de Negocios, Miembro de Singularity University, Futurólogo y Experto en Industria 4.0)

Los países latinoamericanos han tenido que superar muchas tormentas en el pasado reciente, pero ninguna ha desencadenado impactos tan extensos como el Coronavirus. Con vidas de por medio y el sustento de muchos ciudadanos en juego, entender las consecuencias económicas de la pandemia es esencial para delinear las políticas adecuadas y planificar un camino a seguir para la región.

Las brechas en el acceso y la alfabetización digitales obstaculizan las oportunidades que ofrece el mundo en línea para la región, durante el periodo de cierres y cuarentenas. Observemos que en América Latina un 88% de las escuelas no cuenta con un laboratorio de ciencias. El reto es tener un cambio de paradigma, si logramos un cambio en la mentalidad de nuestras comunidades educativas, desde la autoridad más alta hasta los profesores, ahí recién vamos a poder cambiar la forma en que enseñamos y dejar atrás ese modelo prusiano del siglo pasado. Los colegios siguen utilizando métodos de enseñanza antiguos, ya sea por falta de recursos para adquirir tecnologías nuevas, o porque los profesores carecen también de capacitación.

Los sistemas educativos de América Latina y México siguen estando en el siglo pasado. Y muchas veces, aunque los maestros quieran adaptarse a las necesidades del siglo 21 y dejar de estar en el siglo pasado, no cuentan con las condiciones propicias. La escuela debe también fomentar otros hábitos: Explorar y no solo encerrados en el salón con un libro investigando, sino conviviendo y aprendiendo de una manera más divertida. Hoy, más que nunca, es indispensable que los gobiernos y las instituciones puedan generar políticas públicas para democratizar las tecnologías, aún más para las poblaciones de bajos ingresos.

¿El camino?: Integrar la educación a los avances tecnológicos que permitirá brindar acceso a muchas personas a recursos que les permitan lidiar con la incógnita del mercado laboral que se encontrarán después la pandemia. La primer pregunta que debemos formular es: ¿Cómo deben prepararse los profesionales de hoy, para incorporarse a este cambio que no tardará más de dos años en terminar de hacerse presente? De inicio, hay que enfocarse en ver todo de una manera diferente y aprender a innovar. Además recordemos que en todo el mundo una generación que está empezando su vida laboral se encuentra confrontada a un contexto económico sin precedentes. El resultado es “un periodo de incertidumbre radical, de un grado de magnitud mayor a todo a lo que estamos acostumbrados”.

Las escuelas deben realizar una estrategia de mejores competencias, destrezas y habilidades para mejores empleos y mejores condiciones de vida. En el siglo XXI, estas mejoras se convertirán en el factor clave para lograr el bienestar individual y el éxito económico de una sociedad. Sin una inversión adecuada en estos ámbitos, la población se debilita, el progreso tecnológico no se transforma en crecimiento y los países son incapaces de competir en una economía mundial que se basa cada vez más en el conocimiento.

Debemos de hablar de Educación 4.0, una revolución que es requerida y urgente en los modelos educativos tradicionales que siguen aún vigentes. Los estudiantes deberán estar preparados para las nuevas dinámicas que estamos viviendo, eso significa que deben de tener una serie de destrezas y habilidades que les permita ser competitivos y se puedan adaptar a los constantes cambios que tenemos, destrezas como la capacidad de resolver problemas complejos, el trabajo en equipo, la comunicación, la adaptabilidad, la inteligencia emocional, el pensamiento crítico y el pensamiento computacional.

La Educación 4.0 no está centrada primariamente en los contenidos, está centrada en hacer alumnos competentes, aquellos que saben, que saben hacer o aplicar y que saben ser. Para lograr esto, la dinámica y los programas escolares deben cambiar radicalmente, la educación no debe estar centrada en el profesor sino en los estudiantes. Se deben considerar los estilos, los tipos de aprendizaje y las inteligencias múltiples predominantes y hacer los planes de lección considerando esta diversidad que tenemos. Además, debe tener un fuerte enfoque en el aprendizaje cooperativo y competencial.

El Big data, la inteligencia artificial, la robótica y el Internet de las Cosas (IoT) ya están impactando de una forma sin precedentes la industria, la economía, las comunicaciones, la forma de hacer negocios, el mercadeo, los sistemas, la política y el gobierno, pero el primer sector sin lugar a dudas será la educación.

En 2021, las empresas necesitarán de nuevas habilidades que las máquinas no pueden realizar, como la inteligencia emocional y la flexibilidad cognitiva. Repasemos lo que ha estado sucediendo en los últimos 6 meses: La educación en línea incremento; YouTube es la nueva y exponencial universidad; la realidad aumentada llego a la educación; los jóvenes tienen acceso a millones de datos; decenas de dispositivos interconectados a la mano de cualquier estudiante; dispositivos cada vez más potentes; los jóvenes no desean tener, desean ser; las personas están viviendo micro momentos y hay una explosión de creatividad mundial. En 2020 las 8 tecnologías más disruptivas del mundo actúan ya por primera vez juntas y nos enseña que el futuro ha llegado ya.

Esta es la oportunidad de que la educación se reinvente, en este nuevo mundo de datos, algoritmos, internet, robots, inteligencia artificial, aeroespacio y espacio.

Los jóvenes ya no quieren escuchar historias… Quieren ser parte de la historia y de hecho, desean escribir su propia historia de éxito; quieren propósitos, quieren soñar, en el futuro … que ya es ahora.

“The Future Is Now”

Mostrar más
Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: