Ciudad de MéxicoEconomíaUltimas Noticias

Deuda agrava “zombificación” de empresas ante Covid-19: IIF

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 23 (EL UNIVERSAL).- La deuda en vez de estar contribuyendo a resolver los problemas de crecimiento y mejorar la productividad, está agravando la “zombificación” empresarial, advirtió el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF por sus siglas en inglés).
Al dar a conocer su perspectiva semanal, titulada “Más deuda, más problemas”, mostró su preocupación porque la capacidad de la deuda corporativa y gubernamental para generar crecimiento está disminuyendo, mientras que la inversión sigue siendo moderada.
Para el caso del sector privado, las pequeñas empresas han experimentado un aumento mucho mayor en la relación deuda-ingresos que las más grandes, destacó el organismo.
Señaló que las de menor tamaño se han visto más afectadas por la pandemia, ya que el impacto desigual en el sector empresarial se puede ver claramente en las ganancias de los pronósticos de los analistas.
De acuerdo con esas estimaciones, las ganancias para grandes corporaciones rondan el 20% por debajo de los niveles pre-Covid, en tanto que las pequeñas y medianas empresas continúan siendo las que sufren los efectos más adversos de los estrictos bloqueos.
En el reporte se reconoce que las medidas que se han implementado hasta la fecha, han tenido éxito en limitar el aumento potencial de las insolvencias corporativas.
En Europa, por ejemplo, ha habido una marcada disminución en el número de empresas que se declararon en insolvencia, destacó.
Sin embargo, ponderó que el reciente aumento en los casos de Covid-19 ha ensombrecido las perspectivas, dados los altos y crecientes niveles de deuda corporativa.
Con casi 80 billones de dólares, la montaña de deuda corporativa global se sitúa en el 103% del PIB mundial frente al 92% en el cuarto trimestre de 2019 como porcentaje de los ingresos corporativos.
Deuda gubernamental
Del lado de la deuda gubernamental, el IIF indicó que ha acumulado un aumento a un ritmo sin precedentes desde 2016, con más de 52 billones de dólares frente a un aumento de 6 billones de dólares que se observó entre 2012-16.
La deuda global aumentó en 15 billones de dólares en los primeros tres trimestres de 2020, superando los 272 billones de dólares, precisó.
Estableció que si bien la espiral descendente de las tasas de interés a nivel mundial, desde mediados de la década de 1980, ha facilitado relativamente la renovación de la deuda para gobiernos, el gasto neto en intereses ha tenido una tendencia ascendente en los mercados emergentes, que será una importante carga en el futuro.
Cuestionando la narrativa, el IIF ponderó que aunque las esperanzas de vacunas recientes puedan significar menos posibilidades de otra ronda de estímulo fiscal en las principales economías, la recuperación económica mundial se mantiene incompleta y desigual, entre países como a su interior.
Hizo ver que el continuo fracaso de muchos gobiernos para controlar la propagación de Covid-19 sugiere que la política de apoyo —que a inicios de la pandemia los gobiernos desplegaron más de 12 billones de dólares para mitigar sus efectos— podría mantenerse durante más tiempo, lo que inevitablemente ejercerá más presión sobre los balances fiscales.

Mostrar más
Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: